La consciencia de la muerte, te despierta a la vida, esa vida que nos resistimos a vivir por miedo. Pero ante el espejo de la muerte, da más miedo NO hacer, que SI hacer. El miedo nos hace dejar para mañana, muchos de los anhelos profundos que tenemos.

Como decía el gran Steve Jobs, recordar que vas a morir es la mejor forma de no caer en la trampa, para pensar que tienes algo que perder.

Cuanto más aplacemos nuestra propia vida, mayor será nuestro peor temor. ¿Y cuál es nuestro peor temor?

¡Que nuestra vida no haya tenido sentido, por miedo a vivirla!
Malgastamos el regalo de la vida, por perseguir una seguridad, una comodidad y una estabilidad que no existen.
Hay dos tipos de temas pendientes:
Los del pasado: tengo algo pendiente que perdonar o enmedar conmigo mismo o con otra persona.

¿Cuánto nos pesa la historia de nuestro pasado?, ¿cuántos patrones repetimos en el presente y futuro por nuestra historia pasada? ¿Cuántos niños heridos, tenemos en nuestro interior sin sanar por miedo a mirar en nuestro interior?

No leas estas preguntas sin más, párate un momento y reflexiona, te invito a que mires en tu interior y descubras que está pasando.

Los del futuro: tengo un gran anhelo, pero nunca me he atrevido a hacerlo.

¿Cuántas cosas no nos atrevemos a hacer, por esa falsa seguridad, comodidad, miedos y estabilidad? ¿Cuántos sueños nos dejamos por el camino? ¿Cuánto potencial no desarrollado?

La consciencia de la muerte, te despierta.

¿Y si hoy fuese la última vez? ¿Qué harías? ¿Cuántos sueños te has dejado sin cumplir? ¿Cuántas cosas te has dejado sin hacer? ¿Cuánto tiempo has dejado de SER?
Te leo y te respondo en comentarios ??
Si quieres leer más contenido de valor, nos puedes seguir en redes sociales:

Te acompañamos a despertar consciencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario