Yo me apunté a este curso con la intención de poder ayudar mejor a las personas y descubrir cuál era mi camino en la vida y a cambio me he llevado la mejor experiencia que he tenido en mi vida, después de haber dado a luz a mis hijos. En mi vida ha habido un antes y un después.

Me llevo un aprendizaje brutal, me llevo claridad, consciencia, una formación de primera, para poder ejercer de coach profesional con seguridad y con herramientas muy potentes, con unos profesionales de quitarse el sombrero que enseñan, desde el corazón y desde el amor.

Jamás pensé que me iba a encontrar con esta experiencia de vida tan maravillosa.

En mi opinión este curso debería enseñarse en la educación general básica, el mundo sería mucho mejor y seríamos más conscientes de lo que pasa en nuestro interior y cómo manejarlo.

Si quieres vivir una experiencia única hazlo, no hagas caso a lo que pongo aquí y compruébalo por ti mismo.

Mónica (2018)

Esta es la más Grande Escuela. El Maestro, te enseña con su ejemplo a descubrir tu mundo interior para transformarlo en amor.

Es un lugar donde sanas tu dolor. Aprendes por primera vez lo perdido y empiezas al fin a vivir, reír… donde todo está lleno. Lo imposible se hace realidad.

Animo a todos a que vengáis y lo experimentéis por vosotros mismos, ¡el camino de la felicidad!

Personalmente, ha sido un honor aprender en esta Escuela. ¡Muchas Gracias!

Virginia (2018)

¿Qué se aprende en este curso? ¡Se aprende a aprender!

Porque el crecimiento personal no dura unos meses sino toda la vida y la escuela te da las herramientas para seguir creciendo y evolucionando con una visión nueva de ti mismo, de la vida y de los demás. Lo que he aprendido no me hace más sabia, más culta o más fuerte, al contrario, siento que todavía me queda mucho por saber, ver y vivir y esta nueva conciencia me hace sentir incluso más frágil y vulnerable pero porque soy más libre, ligera, receptiva y abierta a las sorpresas de la vida. Muchas gracias a todos los que me habéis acompañado en este proceso, compañeros y profesores, por haberme enriquecido con vuestras enseñanzas, vuestros ejemplos, vuestras emociones, vuestros YOs maravillosos y vuestro Amor.

Chiara (2018)

Es difícil transmitir o explicar lo que ha supuesto para mí esta formación. Ha sido un antes y un después en mi vida, no solo como Coach, si no como persona. Gracias por acompañarme, enseñarme y ayudarme a sacar lo mejor de mí. El equipo de Innerkey, de sobresaliente. ¡Gracias por ayudarme a no perder la fe en que todo es posible y que nada es casualidad! No te arrepentirás del viaje que te ofrece esta increíble escuela. ¡Gracias!

Laura (2017)

Si eres Coach (o quieres creerte de verdad que eres Coach), ven a hacer esta formación. Descubrirás cambios sorprendentes y te descubrirás a ti mismo. Encontrarás herramientas mágicas que te ayudarán a consolidar tu trabajo, tanto a nivel personal como con tus clientes. No te defraudará, saldrás más sabio y más Coach.

Ana (2017)

Es una formación que me ha dejado sorprendido, ya que me ha acompañado a descubrir partes ocultas de mi interior, y con ello me ha ayudado a ser más feliz en mi vida. Daros las gracias.

Manel (2017)

Mi nombre es Anna, tengo 50 años y cuento esto ya que durante todos estos años he hecho distintos cursos, unos mejores y otros menos mejores, pero sí puedo asegurar que este curso me ha cambiado la vida en todos los aspectos, personales, profesionales y sociales, y encontrar todo eso en un solo curso no es algo fácil. Sí puedo decir que he puesto toda la leña en el fuego, pero si este fuego no es amoroso, vivo, protector y mágico, todo eso no ocurre. Recomiendo este curso al 1000 por 1000. Doy las gracias de corazón a César por toda su labor, y a la escuela por sus valores y profesionalidad.

Anna (2017)

Siento paz interior, agradecimiento por acompañarme a conectar con una mirada trascendental que está repleta de un amor incondicional, desde el cual aprender a aceptar la vida tal cual es, sin apegos, sin añadidos que maquillen lo que ya es perfecto. Gracias por permitirme ser.

Octavio (2017)

¿Cómo resumir en pocas palabras todo lo que la escuela me regaló durante estos seis meses? La formación me dio mucho más de lo que había esperado. He renacido y hoy soy otra persona. Tengo tantas ganas de compartir con el mundo todo lo que aprendí y dejarle mi granito de arena a través de esta maravillosa profesión. ¿Existe algo más hermoso que acompañar a los demás en su camino hacia la plenitud? Ahora no solo siento que quiero prestar un servicio a otras personas, sino también tengo el conocimiento y las herramientas para poder hacerlo. Soy lo que digo y digo lo que soy. Me siento alineada con mi propósito y me encanta la vida que estoy creando. Por esto y por mucho más estoy muy agradecida a la escuela. ¡Gracias por todo lo que hacéis para la humanidad!

Eveline (2017)

En este curso he encontrado un antes y un después. Ha sido un punto de inflexión. Antes del curso sentía que no era feliz a pesar de tenerlo todo. Con el curso he descubierto lo que necesitaba. Necesitaría mil vidas para agradecéroslo.

Verónica (2017)