El poder enfocar el Coaching en la familia, es la semilla más productiva que podemos utilizar para hacer de nuestros hijos individuos capaces de gestionar su vida, y que desde pequeñitos sepan lo que es el respeto por uno mismo, el amor por uno mismo… enseñarles a pensar y que se sientan único. Es darles el mejor regalo que les podemos dar: respeto, amor por su unicidad y que ellos también aprendar a amarse.

Marta (2019)