Siento paz interior, agradecimiento por acompañarme a conectar con una mirada trascendental que está repleta de un amor incondicional, desde el cual aprender a aceptar la vida tal cual es, sin apegos, sin añadidos que maquillen lo que ya es perfecto. Gracias por permitirme ser.