En la Escuela Transpersonal de Coaching se aprende mucho más que una profesión. Se abre el conocimiento, se profundiza en el Ser y se camina desde la consciencia. En mi experiencia, he mejorado la memoria y la comunicación, he desarrollado el hábito de trabajar con más agilidad, siendo más flexible en la organización de mis tareas.

En cuanto al trabajo en grupo, aunque la formación ha sido online, he sentido la proximidad de los compañeros, y se comparten las emociones e inquietudes y la sabiduría de cada uno.

Los Coaches y Mentores acompañan, dejando SER.

Una aventura inolvidable, de corazón. GRACIAS.