Esta formación ha sido un viaje interior muy enriquecedor. Para ser Coach debes previamente trabajarte y experimentar la profesión. He descubierto una profesión apasionante y una profesión con la que comparto valores. Esta formación además de enseñarte el buen Coaching te permite desaprender creencias limitantes, te despoja de todo aquello que es un lastre y te devuelve a lo que eres en esencia. Para mí ha sido una vuelta a casa rodeada y acompañada por personas muy, muy profesionales y con un valor humano inmensurable. Muchas gracias a la escuela y a todxs los que la formáis.