Mi nombre es Anna, tengo 50 años y cuento esto ya que durante todos estos años he hecho distintos cursos, unos mejores y otros menos mejores, pero sí puedo asegurar que este curso me ha cambiado la vida en todos los aspectos, personales, profesionales y sociales, y encontrar todo eso en un solo curso no es algo fácil. Sí puedo decir que he puesto toda la leña en el fuego, pero si este fuego no es amoroso, vivo, protector y mágico, todo eso no ocurre. Recomiendo este curso al 1000 por 1000. Doy las gracias de corazón a César por toda su labor, y a la escuela por sus valores y profesionalidad.